Símbolos de la navidad en México

¡Vamos a conocer algunos de los símbolos de la navidad en México!

La flor de noche buena

De nombre científico Euphorbia fastuosa, ó Poinsettia pulcherrima, llamada por los mexicas cuetlaxóchitl (flor que se marchita).

Esta sencilla planta originaria de México y Guatemala, es uno de los más bellos adornos en las celebraciones navideñas.

Flor de Nochebuena. Foto: Ricardo Espejel Cruz

De acuerdo a la Biblioteca de la Medicina Tradicional Mexicana de la UNAM, esta planta se puede describir así: 

Es un arbusto o árbol de 1 a 3m o más de altura. Las hojas son amplias, tiene brácteas grandes (parecidas a hojas) de color crema, verde o rojo brillante, que parecen flores y son muy vistosas; están en las puntas de las ramas y las verdaderas flores son amarillas y pequeñas.


Es originaria de México y Guatemala, está presente en climas cálido, semicálido, semiseco y templado, desde el nivel del mar hasta los 2600msnm. Planta silvestre ornamental, es cultivada en huertos familiares y crece a la orilla de caminos, asociada a bosques tropicales caducifolio, subcaducifolio y perennifolio, matorral xerófilo, bosques mesófilo de montaña y de encino y de pino.

http://www.medicinatradicionalmexicana.unam.mx/monografia.php?l=3&t=&id=7627

Fue el primer embajador de los Estados Unidos de Norteamérica, Joel R. Pointsett, quien llevó hacia 1825 algunas de estas notables plantas de ornato, a nuestro vecino del norte.

Causó tal sensación, que por ello el nombre científico de la planta, es tomado como Pointsettia para algunos autores.

Joel R. Pointsett, primer embajador en México, e introductor de la Flor de Nochebuena en los USA. Fuente de la imagen: www.memoriapoliticademexico.org

El árbol de navidad

En el año 742 de nuestra era, Bonifacio, Arzobispo de Maguncia , reemplazó el roble como símbolo religioso.

Usando en su lugar un pino, decorado con manzanas (la presencia del pecado original) y velas, que significaban la luz del mundo, o sea, a Jesús.

Árbol de navidad contemporáneo, en Canadá.
Fuente: Wikicommons.

El primer árbol de navidad en ser exhibido en México, llegó de la mano de un notable europeo: Maximiliano de Hasburgo.

En la navidad de 1864, entre otros objetos de ornato, lució el castillo de Chapultepec un hermoso pino navideño estilo victoriano.

Grabado victoriano de una navidad. Fuente: Getty images.

El nacimiento y los villancicos

En el año de 1225, San Francisco de Asís escenificó la escena del nacimiento de Jesús, en una gruta ubicada en el pueblo de Creccio, a medio camino entre Asís y Roma.

Era este un nacimiento viviente, más parecido a una pastorela que a un estático nacimiento moderno, pero se ambientó con cantos alabando la escena, es decir, los primeros villancicos navideños.

La Navidad de San Francisco.
Natividad con San Francisco y San Lorenzo, por Caravaggio, 1609. Fuente: 
http://fotolog.miarroba.es/corremundos/romance-del-nacimiento-262/

En México la primera celebración del 24 de diciembre como nacimiento de Jesucristo, fue el año de 1528, cuando fray Pedro de Gante cantó el himno religioso “Hoy nació el redentor del mundo”, reuniendo a españoles e indígenas.

Debido a la fuerte influencia franciscana, los nacimientos se hicieron parte natural de la navidad en México, hoy en día,  comparten con el pino navideño el lugar de la casa, elegido para adornar el fin de año.

¿Quetzalcóatl?

Parece broma, pero así fue: en el año de 1930, el gobierno mexicano, encabezado por el entonces presidente Pascual Ortiz Rubio, originario de Morelia, lanzó una campaña para contrarrestar la influencia tanto de Santa Claus, como de los Reyes Magos… ¡Usando a la deidad mesoamericana Quetzalcóatl!

El evento, llevado a cabo el 23 de diciembre de 1930, en el Estadio Nacional, ubicado en ese entonces en la Colonia Roma. Foto: El Universal.

Obviamente la idea despertó una oleada de críticas, burlas, objeciones y más, no de parte de los 15,000 niños que recibieron su regalo esa ocasión, sino de las clases acomodadas y la clase media, que veía esto como una especie de ataque a las costumbres.

Quien desee leer la crónica completa del hecho, aquí lo puede hacer: http://www.eluniversal.com.mx/colaboracion/mochilazo-en-el-tiempo/nacion/sociedad/cuando-se-intento-desaparecer-santa-claus-en 

El hecho es que nunca se volvió a tratar de reemplazar los símbolos navideños encarnados en los tres reyes magos (heredada de los 300 años del virreinato), o del norteamericanizado Santa Claus de la Coca-cola, con su traje rojo, barba blanca y abultado vientre.

Impactos: 885

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *