El Templo fantasma de Morelia

La historia del Templo de San Juan de Dios, desaparecido a mediados del siglo XIX

Una de las ordenes regulares que ayudaron al desarrollo de Valladolid, hoy Morelia, fue la de San Juan de Dios, cuyos primeros miembros arribaron a la Nueva España en el año de 1604. Para el año de 1733 ya contaba con 33 conventos que a su vez funcionaban como hospital, distribuidos en toda la Nueva España, uno de ellos era el de Valladolid de Michoacán, que se encontraba en la esquina mirando al nor-poniente de su manzana, actualmente la esquina de las Avenidas Morelos Sur con Francisco I: Madero Oriente.

Esquina del Hotel Juaninos, antes Convento de San Juan de Dios. Fuente: GoogleEarth.

En 1695, por decreto del rey, se autorizó el traslado del Hospital a la casa episcopal, edificio que acababa de ser remozado por el Obispo Juan de Ortega y Montañez, quien lo cedió a la orden de San Juan de Dios, para que se estableciera en su mansión el Hospital Real, que desde entonces comenzó a ser conocido como Hospital de San Juan de Dios. En 1820 la orden de los Juaninos fue disuelta por orden del rey, y desde entonces hasta 1858 el Hospital estuvo bajo la tutela del Cabildo Eclesiástico de la ciudad.

El primero de mayo de 1830, en lo que actualmente es el Hotel Juaninos, se dio la primera cátedra de medicina científica en el estado, por el Dr. Juan Manuel González Urueña, en la fachada del edificio hay una placa conmemorativa de este hecho.

Epigrafía conmemorativa del 1 de mayo de 1830.
Epigrafía conmemorativa del 1 de mayo de 1830. Fuente: Lic. Ricardo Espejel Cruz

El 24 de noviembre de 1858, el gobernador del estado, Epitacio Huerta, secularizó el establecimiento, y ordenó que fuera trasladado al ex convento de Dieguinos, hoy Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Michoacana, conocida como Facultad de Leyes. A partir de 1858 el edificio del exconvento pasó a manos de varios particulares, y allí se ubicó desde finales del siglo XIX el famoso Hotel Oseguera, antecedente del actual Hotel Juaninos.

Respecto al templo, sabemos lo siguiente:

Los templos y conventos de religiosos son: San Francisco, San Agustín, el Carmen, la Merced, San Diego y San Juan de Dios.

El Museo Mexicano, o Miscelánea pintoresca de amenidades e instructivas. Tomo Primero. Imprenta de Ignacio Cumplido. México, 1843. Pp. 54-57.

Del Bosquejo Histórico y Estadístico de la Ciudad de Morelia, del Lic. Juan de la Torre, publicado en 1883, extraemos lo siguiente:

San Juan de Dios.

Fundación del convento.—Este edificio fué antes Palacio del obispo Ortega Montafiez.—Motivo por que se convirtió en hospital.—Trasformaciones que ha sufrido.

El convento de San Juan de Dios se fundó á fines del siglo XVI. El edificio conocido con este nombre, fué en otro tiempo palacio del obispo D. Juan Ortega Montañez. Parece que el lujo con que estaba montado, cuadraba poco con la humildad y pobreza predicadas por los ministros de Jesucristo, y esto dio lugar á censuras y murmuraciones. Apercibido el Sr. Montañez de esas críticas, para acallarlas y dar á la vez una prueba de su poco apego á los intereses mundanos, cedió su palacio para la fundacion en él de un hospital. Con tal motivo, los religiosos de San Juan de Dios se trasladaron á este local el año de 1700. Conforme á la voluntad del donante, se estableció allí un hospital servido por los juaninos; se sostenían en él hasta cien enfermos
de ambos sexos, con el fondo de diezmos. Extinguida la Orden, el cabildo eclesiástico nombraba un administrador que dirigia la parte económica del hospital: después se quitó toda ingerencia al clero, quedando el establecimiento bajo la inspección del gobierno civil. Nos abstenemos de más detalles acerca de este hospital, porque nos reservamos hablar de él, cuando en la sección respectiva tratemos de los establecimientos de beneficencia. El edificio que fue convento de San Juan de Dios, pasó á ser de propiedad particular en virtud de las leyes de Reforma. Su dueño el Sr. Backausen, estableció en él una fundición de hierro y un molino de vapor que se incendió hace pocos años. Actualmente se está trasformando en un hotel, que según sabemos llevará el nombre de “Ocampo”, y se abrirá al público al inaugurarse el ferrocarril.

Si bien no se aclara si el templo sigue existiendo, en el mapa anexo a la obra se representa como un rectángulo con líneas discontinuas, en la tabla de referencias lo lista como el templo número seis y con la nota “(extinguido)” al margen. En el texto citado anteriormente se menciona del incendio que sucedió en la fundición de hierro y en el molino de vapor, pero es necesario aclarar que éstas estructuras se construyeron donde antes estaba el templo, es decir, de frente a la Calle Real, donde ahora se encuentra la fachada de la tienda Woolworth.

Fachada actual de la tienda Woolworth. A su costado poniente, el antiguo convento de San Juan de Dios, luego hotel Oseguera, hoy Hotel Juaninos. Fuente: Google Maps.

El Lic. Mariano de Jesús Torres dejó escrito en su obra de 1894 La Lira Michoacana – Periódico quincenal de literatura y amenidades, tomo I, página 77:

El templo de San Juan de Dios fué completamente destruido: la localidad se les adjudicó á los señores Bakaussen, extranjeros alemanes, quienes establecieron allí una fundición de hierro y un molino que se incendió, permaneciendo sin edificarse el lugar en que estaba; los mismos señores Bakaussen se adjudicaron el edificio de en frente, llamado el Diezmo, donde formaron un hotel denominado Michoacán; despues, en el referido sitio en que estaba el templo de S. Juan de Dios, formaron otro hotel.
El convento donde estaba el Hospital fué adjudicado al señor Octaviano Ortiz, quien lo convirtió en bodegas de su establecimiento mercantil que tuvo durante muchos años enla esquina occidental del edificio: pasado algún tiempo se estableció allí por el señor Joaquín Oseguera un magnífico hotel que lleva su nombre y es el más suntuoso de la ciudad.

De acuerdo al segundo autor consultado, el templo fue convertido en una fundición y un molino que fueron destruidos por un incendio, y luego en su sitio se construyó un hotel. Del templo original no quedó nada, más que su recuerdo en obras escritas, litografías y pinturas, pues hasta donde se sabe, no existen fotografías ni de su fachada ni de su interior.

El templo de San Juan de Dios en la cartografía e imágenes de Valladolid-Morelia.

Plano o mapa de la nobilissima ciudad de Valladolid… (fragmento), 1794. En el círculo rojo se ve la cruz que representa el templo de San Juan de Dios. Fuente del plano: Biblioteca Nacional de España-www.bne.es
Litografía de la Catedral de Morelia 1842
Litografía de la Catedral de Morelia 1842.
Acercamiento a la litografía de 1842. Se ven tres torres de templos, de izquierda a derecha son: Templo de Santa Catalina (Las Monjas), Templo de San Juan de Dios y Templo de La Cruz. La fachada en la extrema izquierda es el Seminario Tridentino de San Pedro, hoy Palacio de Gobierno.
Plano de 1857 de José Mota (fragmento), la flecha roja señala el templo de San Juan de Dios. Fuente: Mapoteca Manuel Orozco y Berra.
Plano de 1868 de Néstor Montes (fragmento). La manzana incluye el templo marcado con la simbología de cruz y el nombre: “S. Jn. de Dios”. Fuente: Mapoteca Manuel Orozco y Berra.

A partir de este plano de 1868, el templo ya no aparece en productos cartográficos, excepto en el de 1883, pero se le señala como ya no existente.

Plano de 1883 (fragmento). La flecha roja indica la ubicación del templo, cuya área aparece delimitada con una línea discontinua. En el mismo plano se indica que la clave 6 corresponde a “San Juan de Dios (extinguido)”. Fuente: copia personal del plano, incluida en el libro del Lic. Juan de la Torre.
Cuadro de Mariano de Jesús Torres, con una vista de Catedral desde San Agustín, circa 1870-1876. Fuente: Museo Regional Michoacano.
Acercamiento a la parte derecha del cuadro del Lic. Mariano de Jesús Torres. La flecha roja señala la ubicación del templo de San Juan de Dios.

A lo largo del siglo XX el predio tuvo varios usos, pero hacia 1970 se convirtió en una sucursal de la tienda Woolworth, uso que tiene hasta el día de hoy. Curiosamente, una capilla interna de San Juan de Dios aún existe, pero también se integró a la tienda Woolworth, durante cerca de 20 años fue el restaurante y actualmente funge como entrada lateral y exhibidores comerciales de la misma negociación.

Capilla de Juaninos, en ruinas, hacia 1930, cuando su fachada miraba al poniente. Fuente: Benítez, José R; Morelia, Monografías Mexicanas de Arte, México, 1936. P. 35.
Capilla de Juaninos, entrada actual de la tienda Woolworth, por la calle Virrey de Mendoza. Fuente: Google Maps.

FUENTES:

Benítez, José R; Morelia, Monografías Mexicanas de Arte, México, 1936.

COROMINA, Amador. Recopilación de leyes, decretos, reglamentos y circulares expedidas en el estado de Michoacán. Edición de I. Arango. Morelia, Mich. (México). 1887. Tomos XV, XIX.

El Museo Mexicano, o Miscelánea pintoresca de amenidades e instructivas. Tomo Primero. Imprenta de Ignacio Cumplido. México, 1843.

RUBIO Mañé, J. Ignacio. El Virreinato IV Obras públicas y educación universitaria. México, 1983, Fondo de Cultura Económica.

Torre, Juan de la. Bosquejo Histórico y Estadístico de Morelia, México, 1883.

TORRES, Mariano de Jesús. La Lira Michoacana – Periódico quincenal de literatura y amenidades, Imprenta particular del autor, Morelia, 1894, tomo I.

Impactos: 255

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *