Los arcos perdidos del Acueducto de Morelia


Si uno observa el Acueducto a la altura del entronque entre la Calzada Ventura Puente y Tata Vasco, podremos observar la siguiente imagen:

Acueducto en su entronque con Tata Vasco y Calzada Ventura Puente. Fotografía: Jorge Zendejas.
Acueducto en su entronque con Tata Vasco y Calzada Ventura Puente. Fotografía: Jorge Zendejas.

En sí lo interesante de esta columna, es que a partir de ella surge un ramal del acueducto que parte en dirección nor-poniente, como si se dirigiera al Monumento a Morelos.

Muy probablemente, dicho ramal se debió originar posteriormente a 1731, que es cuando el Ayuntamiento convino con el Alarife Nicolás Quijano para que éste se encargara de la construcción de las alcantarillas y caños necesarios para la distribución conveniente del agua al vecindario y conventos de la ciudad.

Dicho ramal se puede observar en el plano de 1794:

Parte suroriente de la ciudad en el plano de 1794, fragmento.
Parte suroriente de la ciudad en el plano de 1794, fragmento.

El mismo fragmento, pero comentado:

Parte suroriente de la ciudad en el plano de 1794, fragmento, con comentarios.
Parte suroriente de la ciudad en el plano de 1794, fragmento, con comentarios.

También aparece en el plano de 1869:

Parte suroriente de la ciudad en el plano de 1869, fragmento.
Parte suroriente de la ciudad en el plano de 1869, fragmento.

Con comentarios:

Parte suroriente de la ciudad en el plano de 1869, fragmento, con comentarios.
Parte suroriente de la ciudad en el plano de 1869, fragmento, con comentarios.

Y por último, el plano de 1883, que es el último donde aparece ese ramal, ya que fue destruído hacia 1897:

Parte suroriente de la ciudad en el plano de 1883, fragmento.
Parte suroriente de la ciudad en el plano de 1883, fragmento.

Con reslatado del acueducto:

Parte suroriente de la ciudad en el plano de 1883, fragmento, con el acuedcuto resaltado.
Parte suroriente de la ciudad en el plano de 1883, fragmento, con el acueducto resaltado.

En la pintura al aguafuerte de H. G. Ward, de 1828, se pueden ver los dos tramos del acueducto:

Morelia en 1828, por H.G. Ward.
Morelia en 1828, por H.G. Ward.

Aquí una ampliación donde se aprecia mejor el detalle de los dos ramales, el existente y el ya destruido:

Morelia en 1828, por H.G. Ward, fragmento.
Morelia en 1828, por H.G. Ward, fragmento.

Si se sigue el trayecto del acueducto, veremos que se desvía una parte del mismo, pero el resto continúa.

 

Impactos: 4461

8 comentarios en “Los arcos perdidos del Acueducto de Morelia”

  1. Gracias por la información. Hace poco comentábamos con un taxista acerca de esa protuberancia que se ve en el acueducto hacia el lado de Club de Leones y quedamos que la próxima vez que lo abordara íbamos a retomar el tema. Si yo investigaba de qué se trataba me dejaba gratis la dejajda, si no, era tarifa doble. Aunque me vaya a ahorrar una dejada, me gusta saber y compartir estas cosas.

  2. Hola, yo tambien vi un anuncio en la tv de “los arcos perdidos de morelia” investigando di con unos arcos que estan actualmente en la parte trasera de casa de gobierno y el fraccionamiento rincón quieto y que coincide con los que sacaron en el comercial de tv, a mi me gusta pintar y realicé un cuadro de estos “arcos perdidos” , saludos.

  3. Cuál es el oeigen de la barda de piedra que esta en la calle principal de Ocolusen, justo donde ahora empieza la entrada al Ramal Camelinas?

    1. Buenos días Diana, muchas gracias por tu mensaje.

      En respuesta a tu pregunta: “Cuál es el origen de la barda de piedra que esta en la calle principal de Ocolusen, justo donde ahora empieza la entrada al Ramal Camelinas?”, te comento lo siguiente:

      Es la cortina de una presa que surtía de agua a la hacienda contigua al lugar, es decir, contenía el agua de forma sencilla, para luego aprovecharla en actividades propias del campo. Está en desuso desde mediados del siglo XX.

      Espero que esta información te sea de utilidad, y aprovecho para enviarte un saludo.

      Saludos!

      Ricardo Espejel Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *